MyFitnessPal (primer artículo): Porque elegí el programa y para que me sirve

Algunas veces digo que mi gordura se parece a la típica situación del borracho que quiere conducir porque no tiene conciencia de lo que ha bebido, pues nada, yo era la típica que ni siquiera veía mi cuerpo gordo porque ni me fijaba en lo que comía.

A remediarlo!!!! Me he agenciado (de gratis) una aplicación móvil donde me apunto lo que como y más cositas, venga que me pongo a analizarlo y desmenuzarlo (como si de un pollo para croquetas se tratara jjj)

Pues el programa es básicamente un contador de calorías ingeridas y calorías gastadas, porque si el peso de nuestro cuerpo depende de cuan grande sea nuestro almacén de calorías, pues lo mejor es intentar racanearlas para que no tengamos que hacer más grande nuestro almacén, sino que podamos ir quitándole “estanterías”, hasta que se quede con las justas que necesita nuestro cuerpo.

En cuanto te registras te hace una serie de preguntas para así poder establecer tu punto de partida y según tu peso y entonces te propone un objetivo semanal: ganar peso, mantenerte, o bien perder peso, que es mi caso. Yo, que poco a poco voy siendo consciente de mi misma le dije que estaba dispuesta a perder 200 gramos semanales, y eso que me avisó que lo recomendado era perder 500, pero creo que mejor empezar la cuesta andando, que si la empiezo corriendo me puedo tropezar y salirme del camino.

Pues una vez establecido mi punto de partida (1610 calorías por día) se trata básicamente de anotar todo lo que como. La primera semana de usar el programa lo único que hice fue, anotar lo que comía sin cambiar los hábitos, era como una prueba para saber en donde me metía. Evidentemente le debía calorías cada día. Intentaba compensarlas con ejercicio, pero ya os podéis imaginar que tipo de ejercicio podía hacer con mi cuerpo anquilosado… andar, 2 minutos de maquina elíptica… así que me di cuenta que con el ejercicio solamente no resolvería mi problema, tenía que cambiar mis hábitos alimenticios!!

Anotando cada día lo que como me doy cuenta por mi misma que ahora como suficiente y no paso hambre, solamente que cambio los bocabits por ensaladas y las golosinas por fruta.

MyFitnessPal me ha enseñado que una bolsita con un par de donuts, que antes significaba “uy que bien, un tentempié hasta la hora de la comida” ahora pienso: “aixxx noooo quita quita… 420 calorías! Si esto es lo que me gasto para la cena!”

El programa no te ofrece menus, ni te indica lo que hacer, simplemente constata (midiendo las calorías) lo que estas haciendo con tu cuerpo. El resto me lo curro yo, que pa’eso son mis curvas!!! Estoy leyendo mucho, informándome, sacando de aquí y de allí y finalmente adapto lo que estoy aprendiendo a mi día a día.

Eso sí, tiene casi todos los alimentos y los que faltan los puedes añadir manualmente o bien escanear los codigos de barras! (esto es muy útil, hasta que te das cuenta que has escaneado un lomo embuchado y te dice que son cereales para el desayuno…)

Si te parece ya desgranaré mejor en otro artículo el funcionamiento, los enlaces con otras aplicaciones y como resta las calorías de ejercicio, porque veo que tanto texto me está mareando hasta a mi!!!!

Mil besos y te voy contando!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *